Hugo Dorantes

Mi (enésimo) blog de siempre

La Depresión

La Depresión

Durante los últimos años hemos podido observar un incremento significativo en el número de casos de depresión; cada vez son más las personas que se pueden observar por las calles abatidos, encerrados en su propio mundo interno y sin poder salir, con el juez, jurado y verdugo dentro de su propio ser. De hecho, la OMS considera que la depresión será el segundo lugar en causas de enfermedad a nivel mundial para el 2020.

Pero en si, ¿qué es la depresión?, ¿cómo diferenciarla de un decaímiento normal del estado de ánimo, o incluso de otras patologías?, ¿qué puedo hacer yo, como familiar o amigo de una persona deprimida para ayudarla a superarlo?, es misión de esta entrada tratar de darle respuesta satisfactoria a estas interrogantes.

Primero que nada, si estas buscando entendimiento sobre un ser querido y su problema de depresión, o si tu mismo eres una persona deprimida buscando respuesta a la pregunta “¿por qué a mi?”, te comento todo lo que puedo saber sobre estas interrogantes: la respuesta a lo que estas buscando está dentro de mismo, ninguna entrada de blog puede ayudarte a enfrentar los demonios que tienes dentro y te atormentan, porque esos son solo tuyos, lo que te recomiendo hacer es solicitar ayuda para identificarlos, encontrarlos y vencerlos, sé que esto suena mas fácil dicho que hecho, pero todos en esta vida nacemos con la capacidad suficiente y necesaria para hacer frente a nuestros demonios. Y es que, después de todo, tus demonios son parte de ti, y una parte nunca será mas fuerte que el todo.

Si después de esta lectura, aun te interesa conocer más a fondo la depresión como trastorno, por favor sigue leyendo.

La depresión es un trastorno emocional, tipificado en las diferentes clasificaciones de enfermedades mentales (ver. CIE 10 y DSM IV), el cual se caracteriza principalmente por un decaímiento generalizado y persistente de la energía vital, se observan signos y síntomas como: tristeza patológica, irritabilidad, falta de voluntad, decremento en la actividad habitual (sea física, intelectual o emocional), aplanamiento emocional (entendido como la incapacidad o dificultad para lograr los cambios de ánimo habituales en la persona, que debieran darse como resultado de un estímulo positivo o negativo del ambiente); de manera externa, estos elementos pueden observarse como una baja en el rendimiento escolar, laboral, o personal de la persona afectada. La depresión también puede afectar el desempeño cognitivo, e incluso se puede manifestar con síntomas físicos.

Es indispensable recordar, que tristeza no equivale a depresión, una persona puede estar triste sin estar deprimida, y puede estar deprimida sin necesidad de demostrar tristeza, aquí es donde se hace particularmente importante el reconocimiento de los otros síntomas arriba descritos.

La depresión puede originarse por varias situaciones: estrés, procesos de duelo (los cuales pueden ser por la muerte de algún ser querido, o por la pérdida de estos, como en una separación de pareja, por ejemplo), eventos que pueden ocasionar shock emocional (decepciones amorosas, sufrir o presenciar violencia física o emocional, accidentes, etc.), abuso de sustancias depresoras del sistema nervioso (alcohol, tranquilizantes), factores neuroquímicos o enfermedades, entre otros factores desencadenantes.

Después de analizar los síntomas, los factores desencadenantes y una definición generalizada del término, ahora podemos diferenciar a la depresión de una tristeza habitual porque la primera persiste en la persona, pudiendo convertirse en un estado de animo permanente o cíclico, es decir, la persona puede tener “temporadas buenas y temporadas malas” según su propia percepción y la de sus seres queridos.

Para diferenciar la depresión de otros problemas emocionales, es necesario que la persona acuda a consulta profesional, que le permita conocer los orígenes de su trastorno, y mas importante aún, encontrar la manera de superarlo y así mejorar su calidad de vida.

Y es aquí precisamente donde podemos entrar al tema de lo que podemos hacer como familiares o amigos de una persona en proceso depresivo; la misión fundamental es ayudarle a obtener ayuda profesional, para que reciba diagnostico y tratamiento; es importante destacar que aquí es fundamental el ser delicado y suave, de nada servirá el llevarlo arrastrando al consultorio, de esta manera solo perdería la confianza de la persona; también se puede buscar incluir a la persona en actividades que solían ser de su agrado, insistir de manera discreta y tranquila, sin presionar demasiado; una persona deprimida también tiene la tendencia a sentirse solo, es importante tratar de charlar con el, respetar sus sentimientos y percepciones, no invalidarlas, pero al mismo tiempo ofrecerle una ventana a la realidad objetiva (ej. “te entiendo, veo que te sientes solo, es natural considerando por lo que estas pasando, pero te recuerdo que, mas allá de los problemas que ahora tienes, aquí afuera estoy/estamos para ti”).

Es indispensable que haga uso de toda la paciencia con la cuente, ya que los procesos depresivos distorsionan la percepción de quien la sufre, por lo que los mensajes que usted le envíe pueden tardarse en llegar, llegar tergiversados, o incluso ser bloqueados y no llegar a la persona. No se desanime por lo que la persona deprimida le responda; en este punto, pensamientos como “no me valora, ni valora lo que tenemos”, “lo que pasa es que es flojo”, “no quiere salir adelante” y otras similares, pueden tomar presa del amigo o familiar de una persona deprimida; es indispensable impedir que crezca la frustración con cada intento de levantarle el ánimo.

Es de vital importancia no ignorar alusiones al suicidio o la muerte, muchas personas tenemos la tendencia a minimizar esos comentarios “lo que pasa es que solo quiere llamar la atención”; pero es indispensable recordar que nosotros no estamos pasando por lo que esta persona pasa, por lo que no podemos saber a ciencia cierta si esta hablando en serio; en este punto es indispensable que, si la persona ya esta recibiendo tratamiento profesional, hacerle saber a su terapeuta de dicho comentario. No esta demás comentar, que si la persona aun no esta recibiendo ayuda profesional, éste es un grito de auxilio, lo que hace aun mas imperativa la necesidad de atención profesional.

Para finalizar, recordarles que la depresión es un proceso complejo, pero que con la ayuda adecuada muchas personas pueden superar, aun así no debe esperar que se solucione de la noche a la mañana, aquí no queda mas que volver a recomendar paciencia.

Si necesita mas información, o sospecha que usted, o alguno de sus seres queridos, sufre esta enfermedad, acérquese conmigo, o con algún profesional de la salud de su entera confianza, el peor error que puede cometerse en el tratamiento de la depresión es creer que se solucionará sola, la depresión es una enfermedad, y como tal debe tratarse.

@elalejoveloz

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2021 Hugo Dorantes

Tema de Anders Norén