Hugo Dorantes

Mi (enésimo) blog de siempre

200 años de ser Orgullosamente Mexicanos

Este texto lo debí haber escrito hace aproximadamente un mes, después de haber visto el espectáculo multimedia “200 años de ser Orgullosamente Mexicano” presentado aquí en Durango, dentro de los festejos del 447 aniversario de la fundación de nuestra ciudad.

Y aunque no lo hice entonces, todavía tenía las fotos que tomé ese día, y una invitación para escribir en este blog, que no estaba dispuesta a perder, así que, les platico.

El espectáculo es una producción del gobierno federal, dentro del marco de celebraciones del centenario de la Revolución Mexicana y del bicentenario de la Independencia Nacional. Será presentado (supongo que ya lo está siendo) en cada una de las ciudades capitales del país. Aquí en Durango se presentó el 25, 26 y 27 de junio, en el estacionamiento de las instalaciones de la feria.

Básicamente, el espectáculo recrea la historia de nuestro país… no solamente 200 años… De hecho, el paseo a través música, sonido, imagen, color, fuegos reales y otros artificiales inicia en el 1200 a. C. con las civilizaciones mesoamericanas que existieron en nuestro país. Fácilmente reconocibles resultan las cabezas Olmecas, favoritas mías de toda la vida, y primera de las imágenes proyectadas sobre un fila de bandas móviles blancas que hacían de pantalla, a las que le tomé foto.

Entre grecas y paisajes selváticos, aparecen después pirámides, la danza del venado, la serpiente emplumada, los gigantes de Tula… Luego, huellas de pies inundan la pantalla.

Esos pies recorrieron el suelo americano, hasta encontrar el símbolo prometido, ese que hoy se encuentra en el centro de nuestra bandera. Más pirámides, el tiempo avanza… es el 1325 y otro viejo conocido aparece en pantalla:

Después, el mar irrumpe en las pantallas, lo surcan carabelas… la invasión está por comenzar.

Muerte, sangre, la batalla…

… y, por fin, la colonización, acompañada de coros celestiales…
No podía faltar la imagen de Sor Juana, mujer sabia, de sabias palabras. Luego, en contraste, la frase de uno de los Virreyes de la Nueva España: “De una vez y para lo venidero, debéis saber que habéis nacido para callar y obedecer y no para discutir y opinar en los altos asuntos del gobierno”. La Independencia de las colonias habría de llegar tarde o temprano.
Tañen las campanas. Hidalgo, Morelos, la Corregidora, el abrazo de Acatempan, el ejército trigarante…

El surgimiento, por fin, del nuestro, como país independiente: México.
Luego, el Imperio: Carlota y Maximiliano en el Castillo de Chapultepec; Benito Juárez y las Leyes de Reforma.
La llegada del ferrocarril, Posada y sus calaveras…
Y entonces… la Revolución: Porfirio, Madero, Zapata y Pancho Villa; la foto famosa de la Silla y de nuevo muerte y destrucción (acaso estamos condenados a repetirnos cada 100 años?); la Constitución… y la Patria… esa que tanto añoramos… la de Ramón López Velarde…

La creación del Banco de México, la expropiación del Petróleo, la energía eléctrica, Frida y Diego.
La época de oro del cine de México: Jorge Negrete, Dolores del Río, Pedro Infante, María Félix.
Agustín Lara cantándole a esta última. La televisión y luego la televisión a color.
Los Juegos Olímpicos de México ’68. El Tibio Muñoz se enjuga una lágrima mientras su pecho muestra una medalla de oro.
Y en el mismo año, la matanza de estudiantes en Tlatelolco.
Llega la década de los 80: Chespirito, el terremoto, el mundial de futbol.
Los 90, esa historia que conocemos porque la hemos visto: Cantinflas, el IFE, el Comandante Marcos, Campeones Paralímpicos, Plácido Domingo.
Y en este nuevo siglo, un país lleno de color y diversidad: arrecifes de coral, tehuanas, el metro de la Ciudad de México, Lorena Ochoa, Julio César Chávez.
“Aquí decimos Quiúbole y usamos el Órale, que se parece al Ándale pero es distinto al Híjole”.
Y para terminar las luces se apagan y se oye una estrofa: “Voz de la guitarra mía…” la silueta de un charro en la pantalla. Pepe Aguilar cantando a capela el que muchos consideran el segundo himno de nuestro país. Los fuegos artificiales aparecen en el fondo y en la pantalla una imagen que todos conocemos.

No sé si el espectáculo se vuelva a presentar en nuestra ciudad, pero ya sea aquí, o en algún otro lado, si tienen la oportunidad de verlo, no la dejen pasar. Yo les comparto el link del video que me sirvió para hacer memorias, porque, para 4 semanas que pasaron desde que lo ví, sin video, quién sabe qué les hubiera contado. http://www.youtube.com/watch?v=11J99CZt3cI
Y me da mucho gusto estrenarme como colaboradora de DeGeO. Gracias Carlos.
Los invito a seguirme en Twitter como @ChioDgo y a visitarme en http://espaciodew.spaces.live.com/ mi blog personal, en pleno abandono y apunto del cierre, pero aún vivo…
Gracias de nuevo…

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

Dejar una contestacion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 Hugo Dorantes

Tema de Anders Norén