Hugo Dorantes

Mi (enésimo) blog de siempre

Prevención y conciencia ante eventuales sismos. Botiquín Médico

Les comparto un artículo interesante, de la mano de mi amigo @Nunez_MD:
La tragedia ocurrida el día de hoy, 27 de febrero en el país sudamericano Chile a las 00:24 hrs tiempo del centro de México, pone de manifiesto la importancia de retomar e inculcar en la población joven de nuestro país la cultura de prevención sísmica, tomando en cuenta que la gente de aproximadamente 30 años y menor no ha conocido o no recuerda la magnitud del sismo de 1985.
El presente escrito se basará en cómo integrar un botiquín médico en nuestras casas, trabajos, o escuelas con elementos de primera mano y útiles en caso de presentarse alguna eventualidad, el cual deberá ser conocido por la gente con la que convivamos en cuanto a su contenido y ubicación.
Maletín: El primer punto a analizar será el conseguir una maleta, mochila, bolsa o similar cuyas características de peso y tamaño lo vuelvan fácil de trasladar (puede ser alguna mochila escolar en desuso, una pequeña maleta, etc) con el fin de que en caso de alerta se pueda salir hacia un lugar seguro llevándolo consigo.
Personas medicadas. En caso de que usted o alguna persona de su familia esté medicada por cualquier razón (crisis epilépticas, diabetes, hipertensión, asma, cardiópatas, etc), se deberá incluir algunas dosis del (los) medicamento(s) usado(s) con el fin de que durante alguna emergencia no se omita la administración del fármaco.
Materiales e instrumentos de curación en general: dentro de éste rubro se mencionarán artículos cuyo uso se enfoca a prestar primeros auxilios o artículos de uso preventivo:
– Gasas: conseguir gasas en paquete estéril, de preferencia de 7.5×7.5 ya que es el tamaño estándar. Útiles para realizar curaciones o cubrir heridas(15 a 20 paquetes). Igualmente se podrían comprar unas 4 compresas (porciones de gasa de aprox. 30x30cm) en caso de heridas mayores.
– Vendas: cinco vendas de 5cm, y tres de 10 cm.
– Tela adhesiva y micropore: un par de cada una.
-Abatelenguas: con el fin de inmovilizar dedos de la mano en caso de luxación o fractura.
– Hisopos de algodón: para limpieza de heridas en ojo o cavidades (naríz, boca)
-Algodón: multiusos. Las heridas deben limpiarse con gasas, nunca con algodón debido a las partículas que desprende.
-Guantes estériles: los venden en bolsa individual, 5 pares.
-Cubrebocas: los adecuados según el numero de personas (2 por persona).
– Termómetro oral.
– Tijeras, pinzas médicas (en farmacias grandes se encuentran) y unos dos bisturís (numero 15 o número 21)
– Agua oxigenada. Limpieza de heridas y detiene hemorragias.
-Alcohol. (para desinfectar tejidos o limpiar piel, no recomendable en heridas)
– Merthiolate e Isodine (yodopovidona) para limpieza de heridas.
– Pomadas: se recomienda Furacin, pasta de lassar (óxido de zinc) o Silvadene (sulfadiazina de plata) para aplicar en raspaduras o quemaduras.
– Jabón en barra y jabón liquido.
-Alcohol en gel.
– Solución fisiológica o solución salina: (comprar uno de 1000 ml o dos de 500 ml) para uso en limpieza de heridas.
Medicamentos: Se mencionarán los más prácticos y cuyo uso es común en emergencias:
– Analgésicos: paracetamol y/o aspirina. En caso de tener niños se recomienda paracetamol infantil. Naproxeno o diclofenaco, éstos últimos son analgésicos también, pero tienen mayor acción antiinflamatoria (tener cuidado ya que Naproxeno y Aspirina (acido acetil salicílico) tienden a provocar acidez estomacal). En caso de alergia a alguno, considerar Ibuprofeno. Igualmente conveniente que, aparte de la presentación en tabletas mencionada, se considere conseguir en pomada o aerosol (Voltaren, Lonol).
– Ranitidina, en caso de síntomas de enfermedad ácido-péptica (erróneamente llamada gastritis).
– Loratadina o clorfenamina, en caso de reacciones alérgicas a medicamento, a alimento o por picadura de insecto.
– Butilhioscina, en caso de cólicos abdominales (no abusar en uso del mismo).
– Antidiarréicos, si se está familiarizado con su uso. (Hidrasec en niños, adultos pueden usar Pepto Bismol)
– Incluir sobres de suero oral (muy importante para prevenir deshidrataciones, sobre todo en niños)
– No recomendaría antibióticos, a menos que una persona en la familia conozca su uso, indicaciones y manejo. De preferencia consultar a algún médico antes de emplearlos. Se puede incluir en el botiquín Dicloxacilina, Trimetropim con sulfametoxazol o Ampicilina (considerar Ciprofoxacino en caso de ser alérgico) pero su uso, repito, debe ser valorado por algún médico.
Esto es lo básico que un botiquín debe contener. Puede variar de acuerdo al número de personas que lo usarán o el estado económico de la persona. Puede incluirse igualmente radio con baterías, linterna y otra serie de objetos útiles. Lo que yo recomendaría anexar seria una tarjeta o papel enmicado o protegido, con el número de teléfono de algún médico conocido, de familiares cercanos y de hospitales o clínicas cercanas a nuestro hogar.
Espero les sea de utilidad y que logren integrar éste elemento indispensable en nuestros espacios cotidianos. Un saludo.
Daniel Núñez, Médico.
twitter.com/@Nunez_MD

Creo que esto es de suma importancia tenerlo en cuenta, ya que generalmente no estamos preparados para actuar en caso de alguna situación extrema, además sería importante tener a la mano documentación como actas de nacimiento, identificaciones y quiza un poco de dinero… nunca está de más.

Escuchando: Coldplay – Trouble

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2021 Hugo Dorantes

Tema de Anders Norén